Espacio

de comunicación popular

  • Carpetas

  • Estadísticas

    • 37,357 visitas
  • Administración

  • Cantáctanos

  • Twitter

    Error: Por favor, asegúrate de que la cuenta de Twitter es pública.

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, PRESIDENTE LEGÍTIMO DE MÉXICO. ENTREGA DEL PROGRAMA POR LA DEFENSA DE LA ECONOMÍA POPULAR. 4 DE NOVIEMBRE 2008

Posted by poderpopular08 en 5 noviembre 2008

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, PRESIDENTE LEGÍTIMO DE MÉXICO EN EL ACTO DE ENTREGA DEL PROGRAMA PARA LA DEFENSA DE LA ECONOMÍA POPULAR A LOS DIPUTADOS FEDERALES DEL FRENTE AMPLIO PROGRESISTA, 4 DE NOVIEMBRE 2008

EN EL PALACIO LEGISLATIVO DE SAN LÁZARO

Programa para la Defensa de la Economía Popular Acciones en Materia presupuestaria

Diputadas y diputados del Frente Amplio Progresista.

La Comisión para la Defensa de la Economía Popular elaboró un programa que el día de hoy vamos a entregar a ustedes.

Yo quiero introducir esta entrega con un texto que escribí con ese propósito.

Dice así.

Presentación

La campaña presidencial de 2006 tuvo siempre como telón de fondo, la confrontación política de dos proyectos distintos y contrapuestos de Nación.

Nuestros adversarios, sostuvieron que había que mantener la misma política económica, que desde 1983 se ha venido imponiendo, para garantizar los privilegios de una minoría, de nacionales y extranjeros, a costa del sufrimiento de la mayoría de los mexicanos. Incluso Vicente Fox llegó a decir durante la campaña que había que cambiar de jinete pero no de caballo.

Las cúpulas empresariales hicieron una campaña publicitaria atemorizando a la población sobre las “terribles” consecuencias que tendrían los cambios que proponíamos. Hablaron incluso de fuga de capitales, de devaluación, de desempleo y que la población iba a perder hasta sus viviendas.

Nosotros dijimos, una y otra vez, que había que cambiar la política económica neoliberal, que era imprescindible abolir los privilegios y cortar de tajo con la corrupción imperante. Siempre sostuvimos, y seguimos sosteniendo, que el principal objetivo del gobierno debe ser impulsar las actividades productivas, crear empleos y garantizar el bienestar del pueblo.

Como todos sabemos, cuando era inminente nuestro triunfo en las elecciones presidenciales del 2006, la minoría que defiende la política de pillaje, llamada neoliberal, se confabuló para llevar a cabo un gran fraude electoral e imponer a un títere como presidente de la República.

Después del fraude, nosotros decidimos seguir adelante defendiendo al pueblo, al patrimonio nacional y organizando a la gente para llevar a cabo las transformaciones que necesita el país. Asimismo, continuamos enarbolando nuestro proyecto alternativo de Nación.

En este marco, el 22 de agosto de 2007, hace 15 meses con una carta pública, volvimos a insistir sobre la necesidad de cambiar la política económica, sobre todo, ante los efectos que tendría la crisis económica de Estados Unidos en nuestro país. Inclusive, fuimos los primeros en advertir que se aproximaba una devaluación de nuestra moneda.

El gobierno usurpador no sólo desatendió nuestras recomendaciones, sino que guiado por la inercia neoliberal, mantuvo las políticas de abandono a las actividades productivas y a la creación de empleo.

Es más, decidió aumentar los precios de las gasolinas, el diesel, el gas y la energía eléctrica; apuntaló los privilegios fiscales para los grandes contribuyentes y creó el Impuesto Empresarial de Tasa Única (IETU), que golpea a pequeñas y medianas empresas y frena la generación de empleos.

No hizo nada para impulsar la autosuficiencia alimentaria y continuó con el criterio de comprar todo lo que consumimos en el extranjero.

Impidió la libre competencia con la protección a los monopolios, que cobran precios exagerados por bienes y servicios, afectando a consumidores y empresas. Y en vez de llevar acabo un plan de austeridad para liberar fondos para el desarrollo, en dos años el gobierno usurpador ha incrementado el gasto corriente en 400 mil millones de pesos, utilizando para ello los excedentes petroleros.

En fin, se ha perdido el tiempo, se ha dejado de aprovechar la oportunidad de precios altos del petróleo que, difícilmente, se volverá a presentar. Y ahora nos impacta la crisis de Estados Unidos con una economía muy debilitada..

Baste decir que el crecimiento económico de México es el más bajo de todos los países de América, estamos este año incluso con un crecimiento económico igual que Haití.

Nos va afectar y nos está impactando esta crisis económica y ya es evidente que con la devaluación del 30 por ciento del peso, van a generarse más aumentos de precios y se va a afectar más la economía real.

Pero lo más grave es que, a pesar del derrumbe de la política económica neoliberal, esta minoría rapaz y su gobierno, están decididos a mantener el mismo modelo y las mismas estrategias que, una y otra vez, han fracasado.

Así por ejemplo, en vez de salir a defender la economía de la mayoría de la población, el gobierno usurpador está empeñado en seguir protegiendo a los potentados.

Si ustedes observan, en dos meses, cuando se empezó a registrar con mayor énfasis el fenómeno económico y financiero, la crisis, no ha habido nada de parte del gobierno usurpador, para proteger a los mexicanos, ningún programa emergente para proteger a la mayoría del pueblo de México.

Pero eso sí, todo ha estado orientado a proteger a los de arriba. Para ello han utilizado, hasta ahora, 15 mil millones de dólares de las reservas internacionales de nuestro país.

Y está creciendo el  rumor de que están implementando un programa de rescate a bancos y grandes empresas con dinero del presupuesto público y garantías del Estado mexicano.

Este programa lo quieren disfrazar como apoyo a las pequeñas y medianas empresas (Pymes), cuando en realidad lo que están pactando es un programa para apoyar a los mismos de siempre, a los cuales vamos a ir denunciando puntualmente.

Yo les recuerdo, porque es continuar con las mismas prácticas de siempre, que cuando se creó, antes del Fobaproa, el Barzón de los ricos, para rescatar a los grandes empresarios, el encargado en ese entonces de ese fideicomiso que crearon, era Eduardo Bours, que era presidente del Consejo Coordinador Empresarial y actualmente gobernador de Sonora.

Ahora, el programa que quieren llevar a cabo para el rescate encubierto de las grandes empresas, está a cargo de Mario Laborí, cuñado de Eduardo Bours, que está en Nacional Financiera. Al final, es lo mismo.

Desde ahora, adelanto que este rescate va dirigido a los empresarios que apoyaron con dinero la campaña de Calderón, llevaron a cabo la guerra sucia y participaron en el fraude electoral.

Ya se habla del rescate a Coppel, ya se está hablando de que van a rescatar a Aeroméxico, de José Luis Barraza y de Roberto Hernández, ya se está hablando de rescatar a Mexicana, de Gastón Azcárraga. Todos ellos le dieron dinero a Calderón y participaron en la guerra sucia en la campaña de 2006.

Vamos a darle seguimiento a todos estos posibles rescates de grandes empresarios.

Frente a esta desfachatez y la pretensión de seguir utilizando al gobierno y al presupuesto en beneficio de una minoría, nosotros hemos decidido impulsar, con toda la fuerza de nuestro movimiento, un programa de defensa de la economía popular para proteger a la mayoría de los mexicanos.

De manera específica, proponemos crear una bolsa de 369 mil millones de pesos, que se obtendrían de la reducción del gasto destinado a mantener los privilegios de la alta burocracia y de partidas que no se han ejercido por falta de capacidad operativa del gobierno usurpador, porque no solo se padece de corrupción, sino también de ineptitud, ni siquiera tienen capacidad para ejercer lo presupuestado. Cada año hay subejercicio, porque es un gobierno totalmente incapaz. Calderón, en dos años, no ha pegado ni un ladrillo. Yo recorro todo el país y no hay obras en ninguna parte y, si estoy diciendo una mentira, me pueden desmentir.

Este fondo de 369 mil millones de pesos se utilizaría de la siguiente manera:

1.    Proponemos que se establezcan precios de garantía en beneficio de productores rurales y también que se otorguen subsidios a fertilizantes y otros insumos, para lograr la soberanía alimentaria y dejar de comprar lo que consumimos en el extranjero. Con sólo esta medida, de fijar precios de garantía a los productos del campo, se puede lograr la autosuficiencia alimentaria. Los productores lo que quieren son precios justos por sus productos. Con esta decisión se iniciaría el rescate del campo, se apoyaría a ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios, se crearían empleos y se estaría enfrentando el fenómeno migratorio.
2.    Deben construirse tres refinerías para dejar de importar las gasolinas, el diesel y otros petrolíferos.
3.    Es urgente implementar un programa de construcción de caminos de concreto para crear empleos, caminos en donde se utilice más la mano de obra y no la maquinaria. Esos caminos de concreto se deben construir en las cabeceras municipales de zonas marginadas. Existen más de 100 municipios en los estados de Oaxaca, Guerrero, Hidalgo, Veracruz y Puebla, de los 2 mil 36 ayuntamientos de régimen de partido del país, que sólo cuentan con caminos de terracería en mal estado. Es decir, hay 100 cabeceras municipales en donde los caminos de acceso son de terracería. En 100 municipios de los 2 mil 36 que hay en el país, de régimen de partidos. Asimismo, de los 418 municipios de usos y costumbres del estado de Oaxaca, el 65 por ciento no tiene acceso a sus cabeceras municipales por caminos pavimentados. Si se implementa un programa para hacer estos caminos de concreto, no sólo se enfrenta el problema del aislamiento físico, sino también se generan empleos en estas regiones pobres y marginadas del país. Estos es importante, porque suele pasar que todo el gasto a infraestructura, va destinado a subsidiar a los concesionarios de autopistas y los caminos de los municipios de zonas marginadas están totalmente abandonados.
4.    Es indispensable impulsar la industria de la  construcción para reactivar la economía y generar empleos, mediante la introducción de agua potable, drenaje, pavimento, escuelas, centros de salud, espacios recreativos y deportivos, en localidades del medio rural y en colonias populares de las ciudades. Hay cientos de colonias populares en los centros urbanos que no cuentan con los servicios públicos indispensables. Hay ciudades fronterizas, como Ciudad Juárez y Tijuana, en donde la mitad de sus calles no tienen pavimento. Es cosa nada más de ver lo que sucede aquí en los municipios conurbados del estado de México, en Chalco, en Valle de Chalco, en Chimalhuacán y otros municipios. Hace falta que estos municipios cuenten con servicios públicos que son indispensables y se logra un efecto multiplicados, porque se hacen las obras que se necesitan, se reactiva la economía y se generan empleos.
5.    Con el mismo propósito de crear empleos y de mejorar las condiciones de vida de la gente pobre del campo y de la ciudad, debe ponerse en práctica un amplio programa de mejoramiento y de construcción de vivienda.
6.    Es el momento de aplicar en todo el país el programa de la pensión alimentaria para los adultos mayores. Inclusive, esta ayuda debe otorgarse, a partir de los 65 años de edad, cuando menos en zonas indígenas y de mayor pobreza del campo y la ciudad.
7.    Hay que entregar de inmediato sus ahorros a los trabajadores ex braceros.
8.    Se deben otorgar becas mensuales, equivalentes a medio salario mínimo, a todos los discapacitados pobres de México.
9.    Hay que apoyar a madres solteras, con el propósito de que sus hijos no abandonen la escuela.
10.    Se deben entregar, de manera gratuita, todos los útiles escolares para alumnos de educación básica (preescolar, primaria y secundaria) de escuelas públicas.
11.    Todos los estudiantes de nivel bachillerato de escuelas públicas deben contar con becas mensuales, como se lleva a cabo en el Distrito Federal; de 500 pesos para los alumnos que obtengan calificaciones de 6 a 7.5; de 600 pesos para los que obtengan de 7.5 a 9; y de 700 pesos mensuales a los de más de nueve. Si se hace aquí en el Distrito Federal, ¿por qué no se aplica en todo el país?
12.    Debe garantizarse a todos los jóvenes, en edad de estudiar en el nivel superior, el ingreso a las universidades públicas. La meta debe ser que no haya rechazados y lograr 100 por ciento de cobertura. Esto, desde luego, implica más presupuesto a las universidades públicas. No debe haber en este tema un regateo. Si queremos que haya realmente un cambio, se tiene que atender a los jóvenes, no sólo porque tienen el derecho a la educación, sino porque de esta manera se les aleja de los caminos y de las conductas antisociales.
13.    Hay que convertir en realidad el derecho constitucional a la salud. Cuando menos debe otorgarse la atención médica y medicamentos gratuitos a todos los mexicanos que no cuentan con seguridad social. Es decir, a la mitad de la población que no tiene derecho para ser atendido en el ISSSTE o en el Seguro Social.
14.    Debe ampliarse el programa de leche Liconsa a más familias. Este es un programa muy importante, porque llega a las zonas urbanas y a las colonias más pobres, y debe mantenerse el mismo precio y se tiene que procurar que este programa se amplíe también a zonas pobres del medio rural.
15.    Es urgente instalar comedores o cocinas populares en las zonas más pobres del campo y la ciudad.
16.    Deben bajarse de inmediato los precios de las gasolinas, el diesel, el gas y la energía eléctrica. Es necesario tener presente que cuando el gobierno usurpador aumentó los precios de estos energéticos, utilizó como argumento de que los precios del petróleo habían subido en el mercado internacional. Sin embargo, ahora que los precios del petróleo han bajado, deben revertirse estos aumentos. Van 24 aumentos a las gasolinas en lo que va del año y, repito, se manejó el argumento de que tenía que aumentar la gasolina, porque el precio del petróleo en el mercado internacional estaba por encima de los 100 dólares. Ahora, está bajando el precio del petróleo en el mercado internacional, sin embargo aquí la gasolina sigue subiendo. Es más, en Estados Unidos, como bajó el precio del petróleo crudo en el mercado internacional, ya está bajando el precio de la gasolina. Ya hay lugares en Estados Unidos en donde está más barata la gasolina, que en nuestro país.
17.    Es preciso frenar la pérdida del poder adquisitivo del salario y de los ingresos de la población en general. Esto lo tenemos que tener muy presente.

En los 23 meses que lleva Calderón usurpando el gobierno, mientras el desempleo es el más alto de los últimos ocho años y el salario mínimo sólo se ha incrementado en 8 por ciento, el precio de la tortilla ha aumentado en 42 por ciento; el pan 60 por ciento; la leche 53 por ciento; el frijol 100 por ciento; la lenteja 130 por ciento; el arroz 130 por ciento; el aceite 130 por ciento; la carne de res 60 por ciento; la carne de cerdo 50 por ciento; el pollo 50 por ciento; el café 65 por ciento; el azúcar 40 por ciento; las pastas para sopa 62 por ciento; la gasolina 10 por ciento; el diesel 18 por ciento; el gas 20 por ciento; y la luz, sólo en lo que va del año, 100 por ciento.

Lo de la luz es escandaloso, el incremento a la energía eléctrica y esto está asociado con la privatización de la industria eléctrica, porque el pueblo paga por partida doble los negocios que están haciendo las minorías voraces del país en el sector eléctrico. Por un lado, aquí se autoriza subsidio sin límite a la Comisión Federal de Electricidad, que va a parar a manos de los empresarios privados de la industria eléctrica y, por el otro lado, aumentan sin ninguna consideración las tarifas eléctricas para el consumidor. Esto hay que verlo, es urgente.

Saben que me llama mucho la atención, hice la denuncia de que Claudio X. González y José Córdoba Montoya son empresarios del sector energético, le venden energía eléctrica a la Comisión Federal de Electricidad, por la reforma que llevó a cabo Salinas en 1992, y no sale nada en los periódicos. ¡Qué hombres tan poderosos! Tienen un control total. Pero estos son los negocios y es el pueblo el que paga. Aquí en el Distrito Federal y en todas partes hay un clamor general, porque no se pueden pagar los recibos de luz, porque están llegando al doble los recibos de la luz.

Por eso, debe garantizarse que no sigan aumentando, es decir, que se congelen los precios de los siguientes alimentos, productos y servicios: tortilla, pan, agua, leche, huevo, frijol, lenteja, arroz, aceite, carne de res y de cerdo, pollo, café, azúcar, pastas, teléfono, transporte público, medicamentos, renta de vivienda, colegiaturas, predial y peaje de carreteras. Repito, en el caso de las gasolinas, del diesel, del gas y de la energía eléctrica hay que reducir de inmediato los precios que actualmente se están pagando por estos energéticos.

18.    Debe establecerse la protección contra pérdidas de los Fondos de Pensiones de los Trabajadores. De acuerdo con datos de la Comisión del Ahorro para el Retiro (CONSAR), durante los últimos meses, las Afores han perdido 53 mil millones de pesos por la crisis financiera y por la irresponsabilidad de poner los ahorros en el mercado especulativo. Sin embargo, están perdiendo los trabajadores que tienen sus ahorros en las Afores y no así las administradoras financieras, que reportaron ganancias por 11 mil millones de pesos por el cobro de onerosas comisiones. Esto es parte de la privatización que se llevó a cabo y que condujo a que éstos ahorros pasaran a la iniciativa privada, a la especulación financiera.

En consecuencia, es necesario que intervenga el Estado y se revoque la decisión de privatizar el manejo de los fondos de retiro de los trabajadores. Este es un tema que se tiene que abordar, la legislatura pasada fue la que aprobó que se pusieran en el mercado de valores los fondos de retiro de los trabajadores y ustedes tienen facultad para recovar estas decisiones. Es urgente evitar que los trabajadores y las clases medias sigan perdiendo sus fondos de pensiones que les permitirán vivir con decoro y dignidad el último tramo de su existencia, en la vejez. Esto se debe abordar ya, esta es una prueba más de lo injusto y absurdo de las políticas privatizadores. ¿Por qué tomaron esta decisión? Para favorecer a un grupo de especuladores financieros y ponen en riesgo el ahorro de los trabajadores, estamos hablando de alrededor de 38 millones de trabajadores y de miembros de la clase media. Ustedes pueden hacer mucho en este caso. Que el Estado retome la facultad para garantizar que no haya pérdidas en estos fondos de pensiones. No hay ninguna justificación lógica, técnica, administrativa ni financiera para que se entreguen estos negocios a una minoría, para medrar en detrimento del bienestar general

Diputadas y Diputados del Frente Amplio Progresista:

Este programa de defensa de la economía popular, puede aprobarse en la Cámara de Diputados e incluirse en el presupuesto del año próximo. Por eso quisimos estar antes del día 15, antes de la aprobación del presupuesto para el año próximo.

Es el momento de cambiar, en definitiva, la política económica que sólo atiende a los privilegiados de siempre. Urge utilizar todos los instrumentos del Estado, en particular el presupuesto público, para apoyar y proteger al pueblo en estos tiempos difíciles.

Si se aprueba este plan anticrisis en el Congreso, es posible enfrentar el sentimiento de frustración y la incertidumbre que prevalece, creando un ambiente de seguridad, de aliento y de esperanza al pueblo de México.

Me da mucho gusto estar aquí de nuevo con ustedes. Les agradezco su presencia. Agradezco la presencia de los tres coordinadores de los tres partidos del Frente Amplio Progresista.

Muchas gracias.

• • • • •

Programa para la Defensa de la Economía Popular
Acciones en Materia Presupuestaria

I.- Antecedentes:

Desde hace 15 meses advertimos sobre los efectos que tendría la crisis económica de Estados Unidos en nuestro país. Hoy, desgraciadamente, se han cumplido esas predicciones.

Desde la campaña presidencial de 2006, mi equipo de asesores económicos, me señalo la fragilidad económica de Estados Unidos y los impactos que podría tener sobre nuestra economía.

Para nosotros estaba claro que debíamos trabajar desde el primer día para protegernos de adversidades externas. Por desgracia esta situación se manifiesta ya con toda su crudeza y el gobierno espurio, en forma totalmente irresponsable, no ha tomado las medidas para hacerle frente.

Debe decirse que la implantación de la política neoliberal dejó a nuestra economía muy expuesta a factores externos. Esta era y sigue siendo una de las razones para proponer un cambio del modelo económico que fortaleciera las actividades productivas, el mercado interno y la creación de empleos.

Sin embargo, al continuar la misma política e incluso profundizarse, nuestro país es ahora más vulnerable. Debido a ello, al reventar la crisis hipotecaria en Estados Unidos y contagiar los mercados internacionales de crédito, nuestra economía se encuentra ya en un estancamiento de graves consecuencias para la mayoría de los mexicanos.

Además de explicar puntualmente cómo se estaba gestando la crisis en Estados Unidos, hicimos recomendaciones y exhortamos a los encargados del manejo de la política económica a que cambiaran de actitud y actuaran con responsabilidad y urgencia por el bien del interés nacional.

No obstante, se desatendieron nuestras advertencias. Al grado que apenas hace  algunas semanas, tanto Calderón como Carstens, llegaron a decir que si en Estados Unidos les daba pulmonía, aquí solo nos provocaría una gripe.

Así, guiados por la inercia de la política neoliberal, fueron incapaces de impulsar un programa para reactivar la economía, crear empleos, fortalecer el campo, construir refinerías. Por el contrario, decidieron aumentar los precios de las gasolinas, el diesel, el gas y la energía eléctrica; mantuvieron los privilegios fiscales para los grandes contribuyentes y crearon el Impuesto Empresarial de Tasa Única (IETU) que golpea a pequeñas y medianas empresas y limita la generación de empleos.

No hicieron nada para lograr la autosuficiencia alimentaria y continuaron con el criterio de comprar lo que consumimos en el extranjero. Impidieron la libre competencia con la protección a los monopolios que cobran por bienes y servicios precios exagerados y afectan a consumidores y empresas.

Y en vez de llevar a cabo un plan de austeridad para liberar fondos al desarrollo, en dos años, el gobierno usurpador ha incrementado el gasto corriente en 400 mil millones de pesos, despilfarrando para ello los excedentes petroleros, también ha subejercido los recursos aprobados por la Cámara de Diputados.

En fin, se ha perdido el tiempo, se ha dejado de aprovechar la oportunidad de precios altos del petróleo que difícilmente se volverá a presentar. Y lo más lamentable, es que ahora nos impacta la crisis de Estados Unidos con una economía muy debilitada y con la devaluación de nuestra moneda.

El domingo 28 de septiembre, en el zócalo de la Ciudad de México, volví a señalar la gravedad de este problema. Argumenté que este año el crecimiento económico de México será el más bajo de todos los países de América Latina y el Caribe.

Hay pérdida de empleos. El salario y los ingresos están resultando insuficientes ante la carestía. Está creciendo la cartera vencida. Los bancos han reducido sus créditos. Las tiendas departamentales están bajando sus ventas y la industria de la construcción no está creciendo.

La recesión en Estados Unidos, ha reducido el monto de las remesas de los trabajadores mexicanos en el extranjero y muchos de ellos empiezan a regresar   ante la falta de empleo en ese país. Está cayendo la producción, son menores las exportaciones, y han bajando los niveles de ocupación en los destinos turísticos, se ha reducido considerablemente el crédito internacional para proyectos de inversión.

La caída en la producción de Pemex, ocasionada por su mal manejo y la baja en los precios del petróleo, ha incrementado el déficit de la balanza de pagos.

De esta manera, sin considerar las exportaciones del petróleo, el déficit comercial que en el 2000 fue de 14 mil 149 millones de dólares; pasó en 2007 a 53 mil 92 millones de dólares y, en 2008, según proyecciones, será de 68 mil 374 millones de dólares; es decir, crecerá alrededor de 15 mil millones de dólares en un año.

Es importante señalar que el 86 por ciento de este incremento, se debe a la creciente compra en el extranjero de alimentos y petrolíferos, principalmente gasolinas. Y todavía así, el gobierno usurpador se ha negado a construir nuevas refinerías y no ha apoyado a los productores del campo mexicano para lograr la autosuficiencia alimentaria.

Cada vez más nos acercamos a una gran crisis de balanza de pagos; el tipo de cambio se ha devaluado en 30% y lo único que hasta ahora ha hecho el gobierno espurio,  es utilizar 15 mil millones de dólares de nuestras reservas internacionales para apoyar a las grandes empresas.

No obstante que debido a la inestabilidad financiera de los mercados, a los malos manejos de las Afores y a las altas comisiones que cobran las operadoras privadas de estos fondos, durante lo que va de este año se han esfumado 53 mil millones de pesos en ahorros de los trabajadores.

Ante este adverso panorama, resulta claro que el gobierno espurio ha reaccionado de manera tardía para atemperar los efectos de la crisis económica de Estados Unidos, y su  propuesta  no va a resolver los graves y grandes problemas del país, por lo que resulta altamente insuficiente.

Por todo lo anterior, vengo a proponer al Congreso y en especial a los diputados y diputadas del Frente Amplio Progresista (FAP),  la aplicación de un plan anticrisis destinado a fortalecer nuestra producción interna para evitar un mayor desempleo y reducir el déficit comercial.

II.- Objetivos del Programa:

1.    Frenar la pérdida del poder adquisitivo del salario y de los ingresos de la población en general, mediante el congelamiento de precios de precios en alimentos, impuestos y servicios; y con la reducción de los precios de las gasolinas, diesel, gas y la electricidad, para mejorar la competitividad de la industria, dar alivio a los consumidores y reducir la presión inflacionaria.

2.    Aumentar el presupuesto destinado al campo; se establezcan precios de garantía y subsidios al fertilizante y a otros insumos, con el propósito de reducir las importaciones de alimentos; evitar más aumentos en los precios; mejorar la economía de campesinos y productores y atemperar el fenómeno migratorio.

3.    Construir tres refinerías para dejar de comprar las gasolinas en el extranjero. y reducir las importaciones de este hidrocarburo, que ya se acerca al 50 por ciento de lo que consumimos. Esto permitiría dar valor agregado al petróleo crudo, generando empleos y se ahorrando divisas.

4.    Llevar a cabo un programa de construcción de obras públicas, para reactivar la economía y generar empleos; de manera particular, que se atienda la falta de servicios públicos y de vivienda, en beneficio de la gente pobre de los centros urbanos, las zonas rurales y de las ciudades fronterizas.

5.    Considerar el gasto destinado a la juventud como una inversión social; que se otorguen becas a todos los estudiantes del país como se hace en el Distrito Federal; que se aumente el presupuesto para las universidades públicas a fin de aumentar la matricula para resolver el problema de miles de jóvenes que son rechazados, con el pretexto de que no pasan el examen de admisión y fortalecer la educación pública gratuita en todos sus niveles.

6.    Establecer el Estado de Bienestar con la puesta en marcha de programas de apoyo directo a personas con discapacidad, becas para madres solteras, atención médica y medicamentos gratuitos para aquellos que no cuentan con seguridad social y que se aplique de manera universal en todo el país, la pensión alimentaria a todos los adultos mayores del país, equivalente a medio salario mínimo, como se lleva a cabo en el Distrito Federal. Este apoyo debe otorgarse desde los 65 años, cuando menos, en regiones indígenas y en las zonas de mayor pobreza del campo y la ciudad.

7.    Que se entreguen de inmediato los ahorros de los exbraceros y que se establezca un programa de emergencia para atender a los municipios y trabajadores migrantes que regresarán a México por los efectos de la recesión en los Estados Unidos.

8.    Que se atienda de manera urgente la pérdida del ahorro de los trabajadores en las Afores.

9.    Que los créditos que se otorguen con bajas tasas de interés a pequeñas y medianas empresas y comercios, deben estar condicionados a que no despidan trabajadores.

10.    Que se cancele la llamada Alianza Educativa, y en particular, que no se permita el cierre de las escuelas normales y se otorguen plazas a todos sus egresados.

Para lograr lo anterior es necesario coordinar una serie de acciones que necesariamente exigen la orientación del Presupuesto de Egresos de la Federación para 2009, y que nos permitan financiar estos objetivos.

De esta manera y como parte del Plan Anti Crisis que se propone, es necesario generar una bolsa de recursos a fin de canalizarlos a programas y acciones urgentes para promover el desarrollo, la actividad económica, el empleo y el bienestar de la gente.

En este contexto se propone un ambicioso programa de reasignaciones presupuestarias para; la reactivación de la producción agrícola, la construcción de 2 refinerías, el incremento de la matricula de las universidades públicas, el desarrollo de infraestructura; mediante la construcción de caminos de concreto en para comunicar a 100 cabeceras municipales, así como el establecimiento de servicios públicos (agua potable, drenaje, pavimentación de calles, etc) en zonas pobres del campo y la ciudad, y la aplicación diversos programas sociales; como la pensión universal para adultos mayores, los apoyos a madres solteras, la atención médica y medicamentos gratuitos a población que carece de seguridad social, esta bolsa de reasignaciones involucra recursos por 369 mil millones de pesos.

III) Cómo obtener los fondos para lograrlo:
Los fondos para este plan anticrisis pueden obtenerse si se aplica un estricto Programa de Austeridad que permita reducir en 230 mil millones de pesos el gasto superfluo del gobierno y se utiliza el subejercicio del sector público que al mes de septiembre del presente año asciende a 139 mil millones de pesos, y que se producto en gran medida de la mala administración y a la incapacidad de operación del gobierno que provoca que los recursos no sean ejercidos.

Con esta bolsa que asciende a 369 mil millones de pesos, se deben financiar proyectos de alto impacto económico para mejorar el nivel de empleo, la competitividad y atemperar la crisis social y el clima de inseguridad.

De igual forma se deben garantizar recursos a la producción agrícola, mediante financiamiento, subsidios y precios de garantía así como subsidios el congelamiento de precios mencionado dentro en los objetivos del Programa de Defensa de la Economía Popular.

En materia del Presupuesto de Egresos para 2009,  nuestra propuesta, en esencia, consiste en reducir el costo del gobierno a la sociedad y utilizar los recursos no ejercidos durante el presente año para destinarlos a la construcción de infraestructura y a programas sociales.

Siempre he sostenido que en ninguna circunstancia, menos en una situación de estancamiento económico, desempleo y empobrecimiento, los servidores públicos pueden disponer del presupuesto para obtener altos salarios, prestaciones, beneficios y comodidades.

Por el contrario, ese recurso debe canalizarse a las necesidades apremiantes de la gente.

III.1) Medidas de Austeridad Presupuestaria:
De manera específica, la reducción de 230 mil millones de pesos que proponemos se puede lograr de la siguiente manera:

•    Que se ajuste a la baja la partida 1509 para reducir a la mitad los sueldos desde el presidente espurio hasta los directores generales adjuntos del Poder Ejecutivo Federal; que se reduzcan también a la mitad las percepciones de jueces, magistrados y ministros de la Suprema Corte de Justicia del Poder Judicial de la Federación; de los consejeros del IFE y magistrados del Tribunal Electoral, con ello se obtendría un ahorro de 4 mil 400 millones de pesos.
•    De la misma forma, disminuir a la mitad las percepciones de diputados federales y senadores. Con este ajuste se obtendría un ahorro de 12 mil millones de pesos.
•    Que se suprima la partida 1407 del Seguro de Separación Individualizada, que consiste en un fondo de ahorro especial para la alta burocracia y que se estima para 2009 en 6 mil millones de pesos.
•    Que se cancele la partida 1406 de Gastos Médicos Mayores para la atención en hospitales privados de la alta burocracia, que equivale a 5 mil 050 millones de pesos.
•    Que se cancelen las pensiones a ex presidentes por 310 millones de pesos al año.
•    Que se elimine la entrega de bonos discrecionales de fin de año para los altos funcionarios públicos incluidos en la partida 1 500, que representa una erogación de 11 mil 207 millones de pesos.
•    Que las partidas de “otros gastos corrientes” del presupuesto federal diferentes a las que representan subsidios a la población en general y en especial a aquellas dirigidas a la población en pobreza extrema, se mantengan en el mismo nivel de 2007, más la inflación, con lo cual se obtendría un ahorro en el presupuesto de 2009 de 230 mil millones de pesos. Esto es una condición obligada debido a que el precio actual del petróleo en los mercados internacionales, se ubica en niveles similares a los registrados en ese entonces.
•    Para ello debe eliminarse la compra de vehículos para altos funcionarios, los gastos de representación, viáticos de altos funcionarios, la remodelación de oficinas, la renta de oficinas alternas de los servidores públicos superiores, boletos de primera clase y gastos de vestuario. También proponemos la reducción drástica de las partidas de publicidad, servicios telefónicos, celulares, fotocopiado y papelería, alimentación de funcionarios, servicios de asesoría, donativos, combustibles, arrendamiento de inmuebles y fideicomisos, entre otras.
Adicional a lo anterior, y como parte de las medidas de austeridad la Administración Pública Federal, el Poder Legislativo y el Poder Judicial deberán cumplir las siguientes medidas de racionalidad y eficiencia:
•    Establecer un programa especial de reducción de costos y compactación de estructuras administrativas, conforme a lo siguientes criterios:
•    No se crearán nuevas plazas en nivel alguno, con excepción de las plazas para, maestros, médicos, enfermeras y policías, y se reducirán en un 50% las percepciones salariales de funcionarios públicos de mandos superiores y sus niveles homólogos;
•    Las dependencias ajustarán su estructura a tres subsecretarías o plazas con niveles salariales equivalentes, como máximo, y  las plazas sobrantes se congelarán o se cancelarán.
•    Se mantendrá una relación de dos directores generales adjuntos por Unidad, Coordinación y Dirección General o plazas con niveles salariales equivalentes, y  las plazas sobrantes se congelarán o se cancelarán;
•    Se deberán reducir las estructuras y gastos de administración de las delegaciones, oficinas y representaciones en los Estados, que tengan establecidas las dependencias, órganos administrativos desconcentrados y entidades. Dicha reducción deberá igualar el gasto de operación no prioritario, con el aprobado para el ejercicio fiscal de 2007.
•    Reducir estructuras y gastos de administración de las representaciones y oficinas en el extranjero que tengan establecidas el sector central del Gobierno Federal, y las demás dependencias, órganos administrativos desconcentrados y entidades. Dicha reducción deberá igualar el gasto de operación no prioritario, con el aprobado para el ejercicio fiscal de 2007.
•    Compactación de estructuras y reducción al mínimo indispensable de los gastos de administración en oficialías mayores o unidades administrativas que realicen la función equivalente, y coordinaciones administrativas, oficinas que lleven a cabo funciones de comunicación social y oficinas de enlace. Dicha reducción deberá igualar el gasto de operación no prioritario, con el aprobado para el ejercicio fiscal de 2007.
•    Cancelar la adquisición de vehículos nuevos, salvo en el caso de las unidades destinadas a las funciones de seguridad pública, protección civil y ambulancias.
•    Las entidades paraestatales de control directo e indirecto, propondrán un programa de compactación de estructuras y reducción de costos equivalente a los establecidos para las dependencias en los incisos anteriores, sin que se afecte su operación sustantiva;
•    Cancelar los gastos por concepto de telefonía celular.
•    Cancelar los gastos de alimentación para funcionarios dentro o fuera de las instalaciones de las dependencias y entidades, así como de viáticos y pasajes, que sean estrictamente necesarios por el desempeño de las funciones de los servidores públicos.
•    Centralizar la operación de compras y almacenes.
•    Las contrataciones de asesorías, estudios e investigaciones deberán cancelarse o en su caso reducirse al mínimo indispensable.
•    Las dependencias y entidades no podrán efectuar adquisiciones o nuevos arrendamientos de bienes inmuebles para oficinas públicas, y cancelar los que actualmente se tengan salvo en los casos estrictamente indispensables para el cumplimiento de sus objetivos
•    En consecuencia, se deberá optimizar la utilización de los espacios físicos disponibles en la Administración Pública Federal, dando estricto cumplimiento a las disposiciones aplicables en la materia. En caso de que se encuentren bienes inmuebles subutilizados u ociosos, deberán de utilizarse a su máxima capacidad.
•    Las dependencias y entidades deberán procurar la sustitución de arrendamientos por la utilización de bienes inmuebles ociosos o subutilizados, a efecto de promover la eficiencia en la utilización de dichos bienes, respetando los términos de los respectivos contratos de arrendamiento y evitando costos adicionales.
•    Las Cámaras del Congreso de la Unión, a través de su correspondiente Secretaría General, deberán de  adoptar, en lo conducente, todas las medidas de austeridad anteriormente señaladas.
•    El Poder Judicial de la Federación sin detrimento de la mejoría en el cumplimiento de sus funciones, sobre todo por lo que se refiere a la impartición de justicia pronta y expedita, deberá de  adoptar, en lo conducente, todas las medidas de austeridad señaladas en el plan de austeridad. Al igual que los organismos autónomos

IV) Reactivación Económica, Producción y Empleo:

IV.1) Precios de Garantía a Productores Rurales y Subsidios al Fertilizante para la Autosuficiencia Alimentaria:

La solución de fondo es aumentar la producción de maíz y de granos básicos con base en mayor productividad, programas de apoyo a productores, inversiones públicas y la adopción de una estrategia moderna de mediano y largo plazo, cuyo objetivo sea recuperar la autosuficiencia en la producción de alimentos para estar razonablemente protegidos de los aumentos de los precios internacionales del, cuyas causas escapan a nuestro control.
Los principales instrumentos de esta estrategia son:

1.    La recuperación de tierras que se han dejado de sembrar en la última década;
2.    La fijación de un precio de garantía para los productores, suficientemente realista, que cubra los aumentos pasados de costos de producción y que les permita un margen razonable de utilidad. De igual manera se deben de incluir subsidios a la producción de productos agrícolas.
3.    Asegurar la concurrencia sistémica de los centros de investigación agrícola mexicanos. Cuyas contribuciones en el pasado han sido trascendentales en el desarrollo de nuevas variedades y tecnologías.
4.    Cambiar los calendarios de desembolso de los apoyos de Procampo. Hoy se pagan los apoyos 2 meses después de la siembra por la burocracia. Está medida permitirá disponer a 2 millones de productores agrícolas de temporal de 10 mil millones de pesos de manera oportuna para apoyar la adquisición de insumos y la preparación de las tierras de cultivo y des está forma contribuir al impulso a la producción de alimentos y a la conservación y aumento de empleos rurales.
5.    Establecimiento de un mandato en el Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2009 para que el gobierno federal a través de Sagarpa entregue los apoyos a la producción con un monto aproximado de 10 mil millones de pesos con al menos dos meses de anticipación a las fechas de siembra del ciclo primavera-verano. Esta medida beneficiará a 500 mil productores de temporal con la entrega oportuna por primera vez de los apoyos a la producción (activos productivos, compras consolidadas de insumos, subsidios a diesel, asistencia técnica, etc.) y de esta forma impulsar la producción de alimentos, abaratar los costos de producción y mantener empleos en el campo.
6.    Impulsar la organización de los pequeños y medianos productores para la comercialización del maíz, a fin de que logren participar en condiciones de equidad en el mercado frente a productores e intermediarios más grandes. Esto es un requisito indispensable para ordenar el mercado.
7.    El Estado debe operar un marco regulatorio suficientemente sólido que garantice que la comercialización de los productos sea justa y eficiente y sin sesgos contra del productor.
8.    Ampliar las operaciones de Financiera Rural, organismo que sustituyó a Banrural y cuyo quebranto tuvo un costo para los contribuyentes poco más de 60 mil millones de pesos.
9.    Se deben alinear todos los programas de apoyo existentes bajo una sola estrategia de incremento de la producción a base de eficiencia y con un modelo sustentable.
10.    Valorar a la agricultura de autoconsumo por ser el sector que conserva sus propias variedades. Mantener al sistema de autoconsumo es una alta prioridad, porque en ausencia de esta producción lo que tendremos es una mayor demanda de subsidios, incluyendo para la tortilla y un deterioro acelerado del medioambiente.
11.    También debemos aumentar las obras de infraestructura que apoyan al campo, y que se han descuidado en los tres últimos decenios, una de las razones por las que los rendimientos por hectárea son tan bajos. La infraestructura de agua debe recibir máxima atención, pues faltan canales de riego, lo que causa un alto desperdicio de agua en los distritos de riego.
12.    México no puede aplicar reglas de libre comercio con países que subsidian su producción o sus exportaciones, ya que eso representa una competencia desleal y no nos permitiría cumplir con nuestro objetivo de aumentar la producción. Los altos subsidios que otorga Norteamérica a su agricultura no son compatibles con el principio de libre comercio.
13.    Por lo tanto, debemos de exigir, que con base en los compromisos adquiridos por el Gobierno en el Acuerdo Nacional para el Campo, se retire al maíz del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).
14.    Por ello, y de manera adicional, se propone un Decreto Legislativo que ordene al Ejecutivo cumplir con este compromiso.
15.    El Decreto se basaría en el Artículo 131 Constitucional Fracción II que permite por causas de emergencia nacional y seguridad, la restricción de importaciones y la imposición de aranceles.
Por ello, proponemos una asignación adicional de 55 mil millones de pesos, a lo establecido en el Proyecto de Presupuesto para el Ejercicio Fiscal de 2009, entregado a la Cámara de Diputados el pasado 8 de septiembre.

IV.2) Construcción de 2 Nuevas Refinerías:
Resulta prioritario, que el país reduzca sus importaciones de gasolinas y petroquímicos, para ello, es urgente propiciar una mayor inversión de PEMEX; en materia de exploración y producción.

En este contexto, resulta claro, que las modificaciones a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, que cancelan el costoso mecanismo de financiamiento utilizado por la paraestatal denominado “Pidiregas”, así como las modificaciones a la Ley de Ingresos y a la Ley Federal de Derechos aprobadas recientemente por el Poder Legislativo, representan un avance importante para el futuro en materia de disponibilidad de recursos para Petróleos Mexicanos.

Sin embargo, dicha reforma aunque detuvo el mecanismo de financiamiento a través de Pidiregas incrementó la deuda de la paraestatal ya que se estableció que será Petróleos Mexicanos y no, el gobierno federal,  quien de aquí en adelante se encargará de pagar la deuda derivada de los Pidiregas, con sus propios recursos.

Por ello, y a pesar de que dentro de dichas reformas se le permitió a la paraestatal la utilización de 12 mil millones de pesos provenientes del Fondo para Inversiones de Pemex  para la construcción de una refinería, es claro que ante su nueva realidad financiera resulta necesario asegurar que cuente con recursos suficientes para iniciar la construcción de 2 refinerías adicionales.

Por ello se propone una asignación adicional de 24 mil millones de pesos, a lo establecido en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, entregado a la Cámara de Diputados el pasado 8 de septiembre.

IV.3) Construcción de Caminos de Concreto para crear empleo y comunicar a las cabeceras municipales de zonas marginadas:

Existen más de 100 cabeceras municipales de los 2036 municipios del régimen de partido que sólo cuentan con caminos de terracería en mal estado y de los 475 municipios de usos y costumbres del estado de Oaxaca, el 80% tampoco cuenta con acceso a sus cabeceras municipales por caminos pavimentados.

De modo que proponemos la aplicación de un programa de construcción de caminos rurales de concreto y con mano de obra de la misma comunidad. Esto permitiría combatir no sólo el aislamiento físico, sino generar empleos en estas regiones pobres y deprimidas del país.

IV.4) Servicios Públicos para municipios pobres y colonias marginadas de las ciudades:

Existen un gran número de colonias populares donde vive la gente muy pobre del país que no cuentan con los servicios públicos más indispensables como; agua potable, drenaje, pavimento, centros de salud, escuelas, espacios públicos para la recreación, y el deporte.

En esta situación y tan sólo por citar algunos ejemplos se encuentran los municipios de Chalco, Valle de Chalco, Neza, Ecatepec, Chimalhuacán, Los Reyes, La Paz y otros municipios en el Estado de México; las colonias populares en las ciudades fronterizas, y en casi todos los centros urbanos del país, hay familias viviendo en colonias marginadas sin los servicios básicos.

Con este programa, además de reactivar la industria de la construcción, se crearían empleos y se reactivaría la economía en estos tiempos de crisis.

IV.5) Construcción de Vivienda:

Con el objeto de promover el acceso a la vivienda para la gente de escasos recursos deberán otorgarse créditos con tasas de interés equivalentes al incremento anual del salario mínimo. Para ello se deberán modificar las reglas de operación de FONHAPO y dotarlo con recursos adicionales por 12 mil millones de pesos para construir 350 mil acciones de vivienda.

V) Establecer el Estado de Bienestar:

Como parte de la Estrategia Anti Crisis; se propone destinar una bolsa de 80 mil millones de pesos para poner en marcha 10 programas cuyo objetivo es restituir el bienestar a la población más desprotegida.

V.1) Apoyos a Adultos Mayores, Discapacitados y Madres Solteras:

Para proteger y mejorar la calidad de vida de la población más desprotegida proponemos incluir una previsión presupuestaria por 25 mil millones de pesos para la pensión alimenticia universal para los  Adultos Mayores de 65 años en todo el país.

Así como 6 mil millones de pesos para apoyos económicos personas con discapacidad y 5 mil millones de pesos para la atención de madres solteras,

V.2) Útiles Escolares, Becas a Estudiantes de Preparatoria e Incremento de la Matricula en las Universidades Públicas:

En este Plan,  se propone también la previsión de 5,000 millones de pesos para el Programa de Útiles Escolares en todo el país así como una bolsa de 10,000 millones de pesos para establecer un programa de becas mensuales de 600 pesos, para estudiantes de nivel medio (bachillerato) en todo el país, tal y como el que se aplica por el Gobierno del Distrito Federal.

Es pertinente señalar que la generación de una sociedad con mayor igualdad de oportunidades requiere   que ningún alumno de nivel universitario se quede sin la posibilidad de acceder a los estudios superiores, para falta de capacidad en las universidades y centros de estudios superiores.

Por ello, nuestra propuesta busca dotar  de 19 mil millones de pesos adicionales a los centros de educación superior de todo el país para incrementar la matricula de estudiantes de nivel universitario.

Esto en el entendido de que como En materia de salud,  proponemos que se destinen 5,000 millones de pesos para otorgar atención médica y medicamentos gratuitos a personas que no gozan de seguridad social.

V.3) Entrega de sus Ahorros a los Ex Braceros, Subsidio a la leche Liconsa y establecimiento de Comedores Populares:

El incremento en el costo de la vida, ha provocado que las familias y con ello muchos niños, en especial en las comunidades rurales, se queden sin acceso a productos esenciales para su desarrollo, por ello, nuestra propuesta busca la asignación de un mil millones de pesos a Liconsa para duplicar la cobertura de beneficiarios del Programa de Abasto Social de Leche, manteniendo los precios vigentes al nivel de julio de 2008.

De igual manera se propone una asignación de 1,500 millones de pesos para el establecimiento de comedores populares en las zonas de mayor pobreza del campo y la ciudad.

Finalmente es preciso devolver los ahorros que por muchos años los ex braceros lograron acumular y que les fueron arrebatados, por ello propones que se destine una bolsa de 1,500 millones de pesos, para que el gobierno cumpla con esta obligación.

VI) Protección a los Ingresos y al Ahorro de los Trabajadores:

Es preciso frenar la pérdida del poder adquisitivo del salario y de los ingresos de la población en general, ya en los 23 meses que lleva Calderón usurpando el gobierno, mientras el desempleo es el más alto de los últimos ocho años y el salario mínimo sólo se ha incrementado en 8 por ciento, el precio de la tortilla ha aumentado en 42 por ciento; el pan 60 por ciento; la leche 35 por ciento; el huevo 80 por ciento; el frijol 100 por ciento; la lenteja 130 por ciento; el arroz 130 por ciento; el aceite 113 por ciento; la carne de res 60 por ciento; la carne de cerdo 50 por ciento; el pollo 50 por ciento; el café 65 por ciento; el azúcar 40 por ciento; las pastas para sopa 62 por ciento; la gasolina 10 por ciento; el diesel 18 por ciento; el gas 20 por ciento; y la luz, sólo en lo que va del año, 100 por ciento.

Lo anterior exige que se convoque y persuada a los representantes de los sectores productivos y sociales, y se apliquen todos los instrumentos con que  dispone el Estado (presupuesto, leyes, decretos, subsidios, controles, regulación, entre otros) para suscribir y llevar a cabo un Pacto que garantice que no sigan aumentando.

Por ello, en el marco del plan anticrisis que estamos presentando al Congreso de la Unión, y como parte de las acciones a incluir en el presupuesto del año próximo,  proponemos lo siguiente:

VI.1) Subsidio a las Gasolinas, el Diesel, el gas, y la energía eléctrica:

Desde mediados del presente año, la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, ha venido incrementando los precios de las gasolinas y el diesel, de la energía eléctrica y del gas natural, para compensar los ingresos públicos que dejan de recaudar debido a los regímenes especiales que permiten a los grandes contribuyentes eludir el pago de impuestos, argumentando para ello, el incremento en el precio internacional del petróleo y de otros energéticos.

Lo anterior ha restado competitividad a las empresas y ha dañado el poder adquisitivo de las personas, contribuyendo no sólo al desempleo, sino también al deterioro del poder adquisitivo del salario.

Es un hecho innegable, que la disminución del precio del petróleo en los mercados internacionales afecta nuestras finanzas públicas, pero también reduce el precio internacional de las gasolinas y con ello su costo de importación, de tal manera que ante la disminución en el precio del petróleo, no existe razón alguna para continuar aplicando los incrementos al precio de estos energéticos, más aún, como parte de este Plan Anti Crisis es necesario reducir el precio de estos.

Más aún, en este contexto se debe reducir el costo de dichos energéticos, para lo que se propone que se incrementen para el próximo año en 70 mil millones de pesos los subsidios a las gasolinas, y a la energía eléctrica.

V.2) Congelamiento de Precios de la Canasta Básica y de Servicios:

En este punto, hemos definido una “canasta básica de consumo generalizado” que se constituye por productos y servicios, cuyo precio debe mantenerse hasta que haya crecimiento económico, se generen empleos y se recupere el poder adquisitivo del salario cuando menos, en lo perdido en los últimos dos años.

Para ello, además de es necesario que el Estado utilice todas las herramientas de las que dispone, se propone que se integre en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2009, una bolsa de hasta 16,000 millones de pesos para incentivar a los sectores productivos, comerciantes y proveedores de servicios a formar parte de este acuerdo. En este sentido la canasta que proponemos deberá incluir lo siguiente:
•    Tortilla, Pan, Agua, Leche, Huevo, Frijol, Lenteja, Arroz, Aceite, Carne de res y de cerdo, Pollo, Café, Azúcar, Pastas, Teléfono, Transporte público,  Medicamentos, Renta de vivienda, Colegiaturas, Predial y Peajes de carreteras

V.3) Protección contra pérdidas de los Fondos de Pensiones de los Trabajadores:

De acuerdo con datos de la Comisión del Ahorro para el Retiro (CONSAR), durante los últimos meses se han perdido 53 mil millones de pesos, por ello se propone restituir los fondos de ahorro de sus cuentas individuales para que estas recuperen al menos el saldo que registraron durante el mes de junio del presente año, para lo cual se propone una asignación presupuestaria especial de 53 mil millones de pesos.

No obstante lo anterior, se propone que paralelamente se lleven a cabo modificaciones al marco regulatorio de estos fondos, para que se establezca un “seguro del ahorro” que funcionaria de manera semejante al que ya existe para las personas que tienen su dinero en las instituciones bancarias, y que está a cargo del Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB).

En este mismo sentido, el nuevo marco regulatorio deberá asegurar la disminución de las comisiones que los operadores privados de estos fondos cobran y determinar que éstas comisiones  estén en determinadas por el rendimiento real de cada fondo, cuidando que en todo momento se mantenga un rendimiento real positivo en los ahorros de los trabajadores.

VII) Conclusión:

Hoy más que nunca, se deben de utilizar todos los instrumentos de los que dispone el Estado para apoyar al pueblo, y no seguir utilizando el presupuesto para el sacrificio de los mismos de siempre.

Si se acuerda un plan anticrisis en el Congreso como el que proponemos, es posible enfrentar el sentimiento de frustración y la incertidumbre que prevalece y crear un ambiente de seguridad, de aliento y de esperanza al pueblo de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: